Judicial

Iván Redondo dio la orden de publicar el Whatsapp de Pedro Sánchez sobre el CGPJ que para el PP dinamitó las negociaciones

Félix Bolaños, que llevaba las conversaciones con la oposición, se resistió a que se divulgara, pero el jefe de Gabinete impuso su criterio

El pacto se paró, se pausó o saltó por los aires. Hay distintas versiones de cómo terminó por no ser la renovación del Poder Judicial que según el presidente del Gobierno estaba ya “al 99%”. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) aplazó los nombramientos previstos en julio porque tenía constancia de que había conversaciones entre PSOE y PP para poner fin a su mandato caducado desde 2018. Pero al final del verano los acontecimientos se precipitaron llegando hasta hoy, sin pacto para renovar y con una reforma de la Ley Orgánica para cambiar las mayorías que ha traído un tsunami de críticas. 

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

Que hubo un Whatsapp entre Pedro Sánchez y el líder del PP Pablo Casado es conocido: después de que los interlocutores -el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el Consejero del PP, Enrique López- emprendieran los contactos, el presidente del Gobierno preguntó al líder de la oposición a través de la red social si era cierta la posibilidad del pacto. A lo que Casado contestó que sí, que estaba dispuesto a renovar los órganos constitucionales. 

Esta vez parecía que iba en serio. Habían decidido el cómo y faltaba completar la lista con los nombres que, según explican varias fuentes, todavía no estaban sobre la mesa de manera concreta. Sin embargo, se han dado dos argumentos que motivaron el freno de las negociaciones. El PP lo achaca a la reacción de Unidas Podemos tras la salida del rey Juan Carlos de España ante las noticias de sus cuentas opacas; mientras el PSOE dice que lo que ocurrió es que la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo y su confirmación de que había pacto en marcha motivó que Casado se echara para atrás. 

Para los socialistas las puertas se cerraron en ese momento, en cambio los populares aunque hacían ver que estaba bloqueado no cerraban la vía de retomar el diálogo más adelante, según explican fuentes cercanas al partido. El cierre hermético vino con la filtración del whatsapp de Casado a Sánchez. 

Félix Bolaños, secretario de la Presidencia del Gobierno, fue uno de los hombres de Sánchez que estuvo más cercano a estas negociaciones y, según fuentes judiciales, era el más reticente a hacer públicos estos mensajes. No quería Bolaños dinamitar el pacto por completo. En cambio, el jefe de gabinete, Iván Redondo, tomó la decisión de hacerlo público. 

El choque entre Bolaños y Redondo, según estas fuentes, fue frontal, pero fue este último el que se impuso y filtró la conversación entre el presidente y Casado. El PP entendió este gesto como una quema de puentes. En el punto de no retorno fue cuando los socialistas y Unidas Podemos se pusieron a trabajar en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?