Defensa

Defensa reclama respiradores a unidades militares para enviarlos al Gómez Ulla

Las Fuerzas Armadas cuentan con medio centenar de estos aparatos distribuidos en hospitales, cuarteles, bases aéreas...

Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla
photo_camera Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla

“¿Dónde están los médicos militares?”: es el lamento del responsable de un hospital de Madrid, hace días, ante la situación de saturación en los centros sanitarios públicos, de la red civil, en esta comunidad y en otras ante la avalancha de enfermos de coronavirus, según ha podido constatar Confidencial Digital.

Tanto médicos civiles como militares -como ya se contó en estas páginas- han lamentado que no se recurriera de forma más decidida y desde el inicio de esta crisis a la Brigada de Sanidad y a otras capacidades médicas de las Fuerzas Armadas para descongestionar a los sobresaturados hospitales civiles, al límite en muchas casos en sus urgencias y UCIs.

Al final han empezado a intervenir en Madrid y Zaragoza, las dos Agrupaciones de Sanidad (1 y 3), apoyando el hospital de Ifema y trasladando enfermos.

Otra de las preguntas que se hacían médicos conocedores de esas capacidades militares sanitarias era dónde estaban los respiradores militares. Estos aparatos se han convertido en un elemento clave para tratar de salvar la vida a los enfermos más graves de coronavirus, que requieren de la ayuda mecánica de un respirador para hacer frente a la insuficiencia respiratoria que les provoca el virus.

Estas fuentes comentaban hace días a ECD su extrañeza por que no se hubieran puesto a disposición de la sanidad civil algunos de estos respiradores, ante la carencia de los mismos que hay en algunos hospitales.

De acuerdo con fuentes con experiencia en la sanidad militar, las Fuerzas Armadas cuentan con unos cincuenta respiradores repartidos por distintas unidades, bases y acuartelamientos. Por ejemplo, cada una de las dos Agrupaciones de Sanidad (que integran la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra) cuenta con siete respiradores, cada una.

Además, la Unidad de Apoyo Logístico Sanitario (UALSAN) también tiene una reserva estratégica de respiradores.

En el Ejército del Aire, la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD) y la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) tienen algunos de estos aparatos. Y en distintos acuartelamientos terrestres y bases aéreas los servicios sanitarios cuentan con respiradores también.

ECD consultó al Ministerio de Defensa por la disponibilidad de estos respiradores, pero no ha recibido respuesta.

El vídeo del día

Casado pide a Sánchez respetar la decisión del Supremo sobre los presos.

Se buscan respiradores

“Con el fin de poder apoyar las necesidades identificadas para el Hospital Central de la Defensa Gomez Ulla, se solicita remita de modo urgente a MACOM, info EMA y a este Mando, disponibilidad del material de forma parcial o total que a continuación se relaciona”.

Confidencial Digital ha podido consultar un oficio que el Estado Mayor del Mando Aéreo General del Ejército del Aire remitió hace unos días a todas las unidades y bases de este ejército, para pedirles material sanitarioque se requería en el hospital Gómez Ulla, en Madrid.

La lista de necesidades incluye seis aparatos de ventilación mecánica (respiradores), dos bombas de infusión continua, diez bombas de nutrición enteral, 300 pulsioxímetros, diez capnógrafos, dos aparatos de anestesia y 200 CEPAC de alto flujo presión positiva.

Cada unidad con sección de Sanidad tenía que responder de forma urgente qué material del solicitado podría aportar para contribuir a paliar las carencias en el Hospital Central de la Defensa.

Si, por un lado, hay quien destacaba que los respiradores de las Fuerzas Armadas podrían ser puestos a disposición de la lucha contra el coronavirus, también hay militares que subrayan que no se puede dejar sin material médico a una base aérea o a un acuartelamiento terrestre.

Sobre todos, subrayan, porque continúan volando aviones y helicópteros, se mueven los vehículos, siguen trabajando cientos y miles de personas en cada base, y puede haber cualquier accidente que requiera de conectar a heridos a un respirador, por lo que no es buena idea dejar desabastecida una instalación militar.

En todo caso, esa petición del Mando Aéreo General ha llegado a las unidades del Ejército del Aire para enviar material médico requerido en la lucha contra el coronavirus.

Refuerzos para el Gómez Ulla

El Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en Madrid, ha ido adaptándose en estas semanas para hacer frente al coronavirus.

Progresivamente se han ido reservando plantas para tratar a los enfermos de esta epidemia, hasta el punto de que sólo quedan dos plantas para el resto de enfermedades, y el resto (de las 22) se han reservado para infectados de Covid-19.

También las dos alas de UVI, así como la Unidad de Reanimación Post Anestesia también se están utilizando para atender a contagiados de coronavirus. Incluso se han habilitado camas, en torno al centenar, en el gimnasio de rehabilitación para ampliar la capacidad de atención, ya que hace días ya eran más de 300 los pacientes con coronavirus que estaban siendo atendidos en el Gómez Ulla.

Este centro atiende tanto a militares de las Fuerzas Armadas como a civiles de los alrededores de este hospital ubicado en el distrito madrileño de Carabanchel.

El Gomez Ulla se reforzó tras la declaración del estado de alarma con medio centenar de médicos y enfermeros militares. En un primer momento no sufrió una avalancha de enfermos como otros hospitales civiles.

Hace unos días Defensa reforzó el hospital con apoyos del Ejército de Tierra, que mandó auxiliares de enfermería, celadores y ayudantes de quirófano de la Brigada de Sanidad; a militares del Mando de Artillería Antiaérea para realizar funciones equiparables a las de los celadores; y a personal del Mando de Ingenieros, con el objetivo de apoyar con equipos de electricidad, fontanería (ha habido problemas con el agua), climatización, soldadura y albañilería.

Pero ahora ya circulan mensajes entre médicos y enfermeros de Madrid en el que se solicita también personal para el Hospital Gómez Ulla entre otras muchas vacantes de trabajo que están surgiendo con motivo de esta emergencia sanitaria.

El mensaje que ha podido consultar ECD pide médicos, enfermeros, técnicos, auxiliares, celadores... para el Hospital Central de la Defensa, e incluye el correo de contrataciones para enviar el currículum vitae allí.

Una excedencia llamativa

Por todas esas circunstancias ha sorprendido entre los médicos militares que el pasado 25 de marzo se publicara en el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa (BOD) una resolución firmada el 19 de marzo por la directora general de Personal, Adoración Mateos, por delegación del subsecretario de Defensa Alejo de la Torre, por la que se concede una excedencia a un teniente coronel médico (Pedro Pablo Guiote) destinado, precisamente, en el Hospital Central de la Defensa.

La sorpresa es mayor debido a que, según explican fuentes de dicho hospital, el teniente coronel Guiote había presentado días antes una solicitud por escrito en la que pedía que se aplazara la concesión de esa excedencia, que había pedido por motivos familiares, pero que quería retrasar ante la situación del coronavirus.

Pese a su petición, Defensa le ha concedido ahora la excedencia del Hospital Gómez Ulla, lo que ha sorprendido a la plantilla, si precisamente ahora es cuando se está enviando al hospital a médicos militares, incluso con carácter forzoso y estando en la reserva.

Todo ello llega meses después de una serie de ceses y cambios de destino de coronales del Cuerpo Militar de Sanidad, según contó Vozpópuli, que provocaron un fuerte descontento en este cuerpo y en otros oficiales y oficiales generales de las Fuerzas Armadas.

También hubo cierta polémica por la concesión de una medalla a la jefa de Anestesiología del Gómez Ulla al límite del plazo para presentar méritos en el proceso de ascenso a coronel del Cuerpo Militar de Sanidad.

Por último, justo antes del gran estallido de la crisis del coronavirus en España se produjo el cese de la teniente coronel Ruth Obregón como jefa de Recursos Humanos del hospital. Obregón fue sustituida por Eva Gálvez, tras haber acumulado quejas de parte de la plantilla por la gestión del personal.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes