Defensa

Las exhumaciones de españoles de la División Azul en Rusia, paralizadas un año más por el Covid

El personal de la fundación alemana que realiza los trabajos en fosas comunes y cementerios no se ha desplegado. Se espera retomarlo en la próxima primavera

Soldados españoles de la División Azul.
photo_camera Soldados españoles de la División Azul.

Los restos mortales de cinco españoles de la División Azul, que murieron en la campaña de Rusia en la Segunda Guerra Mundial, fueron repatriados a España el pasado mes de septiembre. Habían sido exhumados en 2019, gracias al trabajo de una fundación alemana que abre fosas comunes en el frente de batalla, y que ni en 2020 ni tampoco en 2021 ha podido acometer esta tarea.

Fuentes conocedoras del proceso de exhumación de restos mortales de combatientes del frente ruso explican a Confidencial Digital que “está todo parado”, en referencia a las campañas anuales que la fundación alemana Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge e.V. (VDK) suele realizar en torno a los meses de primavera y verano en la zona más occidental de Rusia, allí donde chocaron los ejércitos de Hitler y Stalin entre 1941 y 1944.

Pandemia en Rusia

La causa de esta paralización de los trabajos es, como en 2020, la pandemia de coronavirus.

Hay que señalar que Rusia sufre desde mediados de junio un rebrote del Covid-19, debido a la agresividad de la variante Delta, que está provocando picos máximos de muertos diarios y que ha obligado al gobierno a recuperar restricciones, como la vuelta al teletrabajo.

La mayor incidencia se está concentrando en las ciudades de Moscú y San Petersburgo, y precisamente es en esta zona del oeste de Rusia donde se suelen realizar los trabajos para recuperar cuerpos de fallecidos en las operaciones bélicas de la Segunda Guerra Mundial.

Por este motivo, y por las restricciones a los viajes entre países, los miembros de la fundación VDK no se trasladarán este año a Rusia para excavar fosas comunes e identificar a combatientes enterrados hace 70 años que serían exhumados.

La embajada y el Ejército

En todos estos trabajos de excavaciones, exhumaciones y posteriores identificaciones para repatriar a España (o a otros países, según el origen de los combatientes identificados, sean rusos, alemanes...) intervienen otras instancias, como el Ejército de Tierra y el Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de la Embajada de España en Moscú y el Consulado en San Petersburgo.

También presta su colaboración la Fundación Indortes, una asociación española que cuida varios cementerios militares españoles en el extranjero.

Desde esta última organización señalan que la persistencia de la pandemia del coronavirus obligan a un segundo año en blanco, sin trabajar sobre el terreno en los cementerios como el de Pankovka (en Novgorod, 200 kilómetros al sur de San Petersburgo) para recuperar cuerpos de soldados caídos en el frente ruso. Ya en 2020 la crisis sanitaria mundial por el Covid-19 paralizó estos trabajos.

En años anteriores solían programar dos campañas: una en primavera, y otra en otoño, pero no prevén que haya campaña este otoño de 201.

Ya esperan que la pandemia remita en los próximos meses, y que de esa forma puedan retomarse los trabajos de excavación y exhumación en la primavera del año que viene, en 2022.

Acuerdo de Felipe González con Alemania

El Gobierno socialista de Felipe González firmó en 1995 un convenio con Alemania, para colaborar en las tareas de exhumación, identificación y traslado de miembros de la División Azul que murieron y fueron enterrados en Rusia.

El convenio fue ratificado en 2015, con el Gobierno del PP y con Pedro Morenés como Ministro de Defensa.

Por este acuerdo, España colabora con la fundación VDK para identificar a soldados españoles de la División Azul, la unidad de voluntarios (muchos de ellos falangistas) que Franco mandó a Rusia para luchar al lado de la Wehrmacht de la Alemania de Hitler contra la Unión Soviética de Stalin.

La identificación

En los últimos años se han repatriado los cuerpos de unos 30 españoles de la División Azul que llevaban décadas enterrados en Rusia.

En las tareas de identificación colabora el Ejército de Tierra, ya que en sus archivos se encuentra la documentación de la División Azul y de sus miembros. En las fosas comunes se intentan encontrar pistas que permitan identificar a los soldados: chapas con los nombres, documentos guardados en latas o botellas...

Una vez que se les identifica, la Dirección de Asistencia al Personal y de Apoyo a Heridos y Familiares de Fallecidos del Ejército de Tierra (DIAPER) busca a los familiares de esos soldados de la División Azul, para ofrecerles a repatriar los cuerpos.

Si consigue el visto bueno, se contrata a una línea aérea para enviar de Rusia a España los féretros con los restos mortales de esos divisionarios.

Acto de entrega en Madrid

Una vez en nuestro país, se organiza un acto sencillo en el Cuartel del Infante Don Juan, en el Paseo Moret, en Madrid, donde tiene su sede la Dirección de Asistencia al Personal y de Apoyo a Heridos y Familiares de Fallecidos del Ejército de Tierra (DIAPER).

El pasado mes de septiembre se celebró en estas instalaciones del Ejército de Tierra el acto de entrega de los restos exhumados de cinco españoles de la División Azul. Las familias acudieron a recoger los féretros, adornados con unas cintas con la bandera de España, que les entregaron militares de la Dirección de Asistencia al Personal, para que ya ellas pudieran enterrar a los fallecidos en Rusia en los cementerios o lugares donde ellos tenían decidido.

Esta colaboración del Ejército de Tierra y del Ministerio de Asuntos Exteriores en la repatriación de miembros de la División Azul que combatieron con la Alemania nazi provoca quejas entre algunos partidos de izquierda, como Compromís, que han presentado iniciativas parlamentarias para conocer el coste de estos planes, que el Gobierno ha terminado revelando.

Además, tal y como contó ECD, en el otoño de 2019 se retrasó el traslado de restos mortales a España al coincidir con las elecciones generales del 10 de noviembre. El Gobierno de Pedro Sánchez acababa de exhumar del Valle de los Caídos el cuerpo de Franco, y la “Memoria Histórica” fue uno de los argumentos del PSOE en esa campaña electoral. Meses después, con la pandemia del Covid-19 por medio, se desbloquearon las repatriaciones.

Terremoto de cerca de 6 grados golpea Creta

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?