Defensa

El veto al ascenso a general de División que ha logrado sortear el anterior jefe de la Legión

Marcos Llago fue relevado del mando en abril sin promocionar al empleo superior. Se había enfrentado al 2º JEME, a quien Margarita Robles acabó cesando en noviembre

El general Marcos Llago, el ex JEME Francisco Javier Varela y Margarita Robles.
photo_camera El general Marcos Llago, el ex JEME Francisco Javier Varela y Margarita Robles.

“A propuesta de la Ministra de Defensa, y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 21 de diciembre de 2021, vengo en promover al empleo de General de División del Cuerpo General del Ejército de Tierra al General de Brigada don Marcos Llago Navarro”.

El rey Felipe VI y la ministra Margarita Robles firmaron el Real Decreto 1137/2021, de 21 de diciembre, por el que se promueve al empleo de General de División del Cuerpo General del Ejército de Tierra al General de Brigada don Marcos Llago Navarro.

Dos semanas después, el general de División Llago fue designado comandante general de Ceuta, un puesto que estaba vacante desde hace meses por la marcha del general Alejandro Escámez al Mando de Canarias.

Antes, Marcos Llago había mandado la Brigada ‘Alfonso XIII’ IIª de la Legión (Brileg) entre junio de 2018 y abril de 2021. En su marcha de ese destino, en el hecho de que no ascendiera en ese momento y lo haya hecho ahora ha tenido que ver Margarita Robles, el anterior Jefe del Estado Mayor del Ejército y el número dos de este último.

Un ascenso inesperado

Confidencial Digital ha podido saber que la noticia del ascenso de Marcos Llago a general de División en diciembre causó cierta sorpresa entre oficiales generales del Ejército de Tierra, que daban por hecho que Llago ya no ascendería a un empleo superior al de general de Brigada, y cumpliría el tiempo que le quedara hasta su pase a la reserva.

Altos mandos consultados por ECD coinciden en una misma explicación o versión sobre estos movimientos que afectan al general Marcos Llago, y que han provocado comentarios dentro del Ejército de Tierra.

Sin ascenso al dejar la Legión

Marcos Llago fue relevado a principios de abril por el general de Brigada Melchor Marín Elvira. Se produjo, por así decir, una permuta: Marín pasó del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad, en Bétera (Valencia) a mandar la Brigada de la Legión (Viator, Almería), y Llago dejó el mando de la Brigada de la Legión y fue destinado, precisamente, al Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad.

El cese ya fue algo inesperado para algunos altos mandos. Llago llevaba algo menos de tres años en el puesto, y aunque el coronavirus había obligado a cancelar o reducir algunos actos conmemorativos, aún estaba en marcha el programa de celebraciones por el centenario de la Legión que abarcaría un año, de mediados de 2020 a mediados de 2021.

La marcha de este tipo de destinos de mando, para un general de Brigada, se suele producir por varios motivos: traslado a otro puesto, pase a la reserva, o ascenso. Cuando son ascendidos, los oficiales generales son trasladados a otro destino acorde a su nuevo empleo.

 

En este caso, sin embargo, Llago no ascendió a general de División. Además, fue trasladado a un puesto señalado por otros oficiales generales como de menor entidad que el mando de la Brigada de la Legión que ostentaba hasta entonces.

Bien valorado por Robles

Varios generales apuntan que ese cambio de destino de Llago, para ser destinado en otro destino de la estructura del Ejército de Tierra, no gustó a la ministra de Defensa.

Explican que Margarita Robles tenía muy bien considerado al general Llago. Le tenía mucho aprecio, y no vio con buenos ojos que fuera ‘aparcado’ en un puesto de menor responsabilidad.

Cambio de JEME y de 2º JEME

¿De dónde procedía, entonces, la decisión de que Llago no ascendiera, y además dejara la Brigada de la Legión? Tres altos mandos con responsabilidad en las Fuerzas Armadas señalan directamente a la anterior cúpula del Ejército de Tierra.

Margarita Robles cambió en octubre al Jefe del Estado Mayor del Ejército. El general de Ejército Francisco Javier Varela Salas pasó a la reserva y dejó el puesto de JEME, que ocupaba desde abril de 2017. En su lugar fue nombrado Amador Enseñat y Berea.

A la vez, en una maniobra que provocó cierto revuelo interno en el Ejército, Robles también designó al nuevo Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército, el teniente general Carlos Palacios Zaforteza. Para ello, cesó al teniente general Miguel Martín Bernardi, hasta entonces 2º JEME.

El cese de Bernardi causó sorpresa, ya que le quedaban apenas tres meses para pasar a la reserva. Se esperaba que conviviera unos meses con el nuevo JEME, y tras pasar a la reserva, Enseñat ya nombraría a un 2º JEME de su confianza.

Diferencias sobre la Brigada 2035

Precisamente, las fuentes consultadas aseguran que el roce, el conflicto se daba entre Marcos Llago, siendo general jefe de la Brigada de la Legión, por un lado, y Francisco Javier Varela y Miguel Martín Bernardi, JEME y 2º JEME, por otro lado.

Las causas de ese desencuentro podrían ser varias. Algunos oficiales generales apuntan diferencias sobre el proyecto “Brigada Experimental 2035”: la Brigada de la Legión ha sido designada como la unidad del Ejército de Tierra en la que se experimentan los cambios tecnológicos y organizativos que se prevén en la “Fuerza 2035”, el plan para transformar el Ejército de Tierra en varias fases que alcanzan a ese año 2035.

En ese marco, es la Brigada de la Legión la que ha probado los demostradores del nuevo Vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8 que sustituirá a los Blindados Medios sobre Ruedas (BMR).

Destacados altos mandos aseguran que en el Estado Mayor del Ejército, que dirige el 2º JEME, se consideró que en cierta manera el general Llago se estaba tomando atribuciones que no le correspondían.

Se fue incubando un choque que condujo a que el 2º JEME Martín Bernardi se opusiera a la posibilidad de ascender a Marcos Llago al empleo de general de División. A ello se añadió la decisión de sustituirle en el mando de la Brigada de la Legión.

Cabe apuntar que tanto el ya ex JEME Varela Salas como el ex 2º JEME Martín Bernardi son legionarios. Habían pasado por unidades de la Legión, igual que Llago, que gran parte de su carrera como oficial, en distintos empleos, ha estado destinado en destinos de la Legión.

Sin embargo, en este caso no había sintonía por ese pasado legionario en común. Varela y Martín Bernardi pertenecen a generaciones anteriores a Llago.

Robles impulsa su ascenso

De ese choque, el general de Brigada Marcos Llago había terminado fuera del mando de la Brigada de la Legión, y sin ascender. Pero la situación dio un vuelco cuando Margarita Robles cambió la cúpula del Ejército de Tierra.

Todas las fuentes consultadas aseguran que una vez apartado Miguel Martín Bernardi del Estado Mayor del Ejército, la ministra de Defensa tuvo vía libre para impulsar el ascenso de Marcos Llago, que como ya se ha contado, es muy bien valorado por Robles.

Varios generales conocedores de este pulso a varias bandas aseguran que, en principio, Marcos Llago no iba a ascender. En la clasificación para el ascenso era el séptimo u octavo, y por ello no habría sido promocionado a general de División.

Es decir, aseguran que incluso sin el veto del anterior Segundo Jefe de Estado Mayor del Ejército, no le habría correspondido ascender: podría haber permanecido más tiempo como jefe de la Brigada de la Legión, y habría pasado a la reserva al cumplir el tiempo regulado para los oficiales generales.

Eso no obsta para que las mismas fuentes añadan que “Llago es un gran oficial”, y lo remarquen. Pero confirman que no lo habría tocado ascender por turno.

Sin embargo, Margarita Robles decidió apostar por Llago. Propuso su ascenso al Consejo de Ministros, que lo aprobó, y después el ya general de División Marcos Llago fue colocado al frente de la Comandancia General de Ceuta.

Por su parte, el JEME Francisco Javier Varela Salas ya se encuentra en la reserva, tras solicitar a la ministra ser relevado, y el teniente general Miguel Martín Bernardi pasará también en breve a la reserva, ya sin ser el Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?