Durán y Durán abogados
photo_cameraDurán y Durán abogados

Jurídico

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta antes de comprar una acción?

Cuándo y dónde. Estos son dos de los factores que muchas personas se plantean a la hora de invertir y colocar parte de sus ahorros en algún valor de la bolsa española o de algún otro índice.

Y es que, a pesar de que es innato el riesgo en el momento en el que se lleva a cabo cualquier inversión, es recomendable -e incluso podríamos decir obligatorio- conocer a la perfección dónde se está depositando ese capital. De esa forma se evitarán sorpresas de última hora como la que los accionistas han sufrido en el pasado con casos como los de Banco Popular o Abengoa.

Una cosa está clara y es que los vaivenes del mercado son un hecho y la rentabilidad de un título puede afectar tan pronto como una recomendación por parte de una agencia baje o incluso cuando una noticia se publique en los medios de comunicación.

Sin embargo, es posible que los accionistas minimicen su riesgo dentro de los mercados financieros. De esa forma se evitarían sorpresas de última hora que pueden hacer que los inversores atraviesen dificultades en el corto y en el largo plazo.

Análisis de la empresa y del sector

Una de las formas para llevar a cabo lo anterior es saber qué periodo de tiempo desea el inversor operar con su dinero en el parqué. En este punto es necesario analizar el contexto económico en el que se encuentra la empresa así como el sector en general. De esa forma, se tendrá una visión 360 sobre la inversión y cuál es el riesgo que se corre.

Por supuesto, el riesgo adquirido irá intrínsecamente ligado a la volatilidad de los mercados, la cual ha tenido un repunte durante las últimas semanas provocando el miedo entre los inversores, y por consiguiente una fuga de muchos de ellos, deshaciendo posiciones. 

Otro de los aspectos a los que es necesario prestar especial atención a la hora de comprar una acción es a la seguridad que nos ofrecen esos activos. En este punto hay que destacar el perfil que cada inversor posea y qué nivel de agresividad está dispuesto a asumir.

El perfil de los bonos de Abengoa era de un riesgo elevado

Un ejemplo de ello son los bonos que emitió Abengoa para captar financiación alternativa. Estos últimos fueron comercializados por los bancos y las cajas de ahorro quienes se encargaron de recomendar este producto sin especificar la complejidad de sus características. Y es que, una de ellas era el alto riesgo que poseían ya que entre otras cosas podía conllevar la pérdida total de la cantidad invertida.

Con motivo de lo anterior, muchos inversores decidieron acudir a los tribunales de la mano de bufetes como Durán & Durán, quienes han ganado las sentencias presentadas. Debido a ello, se condena a las entidades financieras a devolver la totalidad del dinero invertido, como es el caso de CajaMar y Bankinter.

Además del contexto económico de la empresa es necesario examinar a conciencia también toda la información existente de la compañía: ingresos, beneficios, caja así como planes estratégicos que la compañía llevará a cabo en los próximos años.

Esto último puede ayudar a los inversores a decidir si es un buen momento para entrar o si por el contrario es mejor alejarse de ese valor.

Conocer los productos en los que se invierte

Otra de las recomendaciones de expertos del sector es no invertir en aquello que no se entiende, ni se tiene formación.

Una forma de aprendizaje es la de seguir los análisis que llevan a cabo gestoras y analistas que ayudan a vislumbrar los factores más importantes que afectan a la compañía o a un mercado concreto. Además informarán y explicarán los riesgos que conllevan las diferentes inversiones que se realizan.

Por ejemplo, algunos de estos expertos explicaron en su momento los posibles riesgos que conllevaba acudir a la ampliación de capital que Banco Popular decidió llevar a cabo. No obstante lo que no se sabía era que el folleto ligado a la ampliación de la base accionarial estaba basado en unas cuentas reformuladas.

Muchos inversores, después de la adquisición de la entidad por el Banco Santander han visto reducidas a dos sus posibilidades, aceptar el Bono de Fidelización o por el contrario luchar por sus derechos.

Despachos como Durán & Durán se encuentra totalmente involucrados con este caso y animan a los inversores a defender sus derechos para ser indemnizados por los incumplimientos de la entidad.

Diversificar cartera

Finalmente, otro de los factores que es necesario tener en cuenta a la hora de invertir en cualquier producto financiero es la diversificación. Esto último implica que las acciones que se posean en cartera no tengan correlación entre ellas o si las tienen que sea baja, adquiriendo acciones de diferentes sectores. De esa forma, el riesgo que afronte el inversor será menor.

En definitiva, operar en los mercados financieros no es una tarea sencilla ni un juego. Sin embargo conociendo los activos en los que colocar el capital  y siguiendo los anteriores consejos se podrá minimizar el riesgo considerablemente.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo