Política

La opción de Santiago Abascal: hacer ‘un Pablo Iglesias’

Ser candidato de Vox a las Europeas para arrastrar votos de toda España y presentarse después como cabeza de lista en las generales. Fue la táctica que empleó el líder de Podemos en 2014

Santiago Abascal, en un mitin.
photo_cameraSantiago Abascal, en un mitin.

El ascenso de Vox parece, a día de hoy, imparable. Lo confirman todas las encuestas demoscópicas y lo asumen los partidos rivales, que ya se preparan para una fuerte irrupción de los de Santiago Abascal en las instituciones después de las elecciones de mayo. Además, la decisión de Sánchez de no impulsar un súper-domingo electoral da al partido una oportunidad añadida para sacar ventaja.

Después de las elecciones andaluzas, el presidente del Gobierno se planteó seriamente hacer coincidir las elecciones generales con las municipales, autonómicas, y generales previstas para el próximo 26 de mayo.

Sánchez pensaba, en ese momento, que la mejor opción para el PSOE era hacer una campaña nacional, llevando hasta el último pueblo de España un mensaje claro y contundente: los socialistas son “los únicos capaces de frenar el independentismo en Cataluña y a la extrema derecha de Vox”.

Abascal, como Pablo Iglesias

Esa opción, sin embargo, parece ya totalmente descartada. Tal y como se informó ayer en estas páginas, Moncloa intentará aprobar los Presupuestos como sea. Y se ha dado de límite hasta abril para lograr los apoyos necesarios. Si no lo consigue, el presidente se verá obligado, a partir de julio, a convocar unas elecciones generales, que previsiblemente se celebrarían en otoño.

Con este nuevo calendario político asumido por los principales partidos, a Santiago Abascal se le ha abierto una opción que, de haberse confirmado el súper-domingo electoral, no tenía: postularse como candidato de Vox a las elecciones europeas.

Ese movimiento, que ya protagonizó Pablo Iglesias en 2014, permitiría a Vox lograr una repercusión nacional que, probablemente, no tendría con ningún otro aspirante. Además, el partido podría provocar un efecto arrastre de votos por toda España, también para sus diferentes cabezas de lista a municipales y autonómicas.

La presencia de Abascal en Bruselas, no obstante, sería temporal. Tal y como hizo el líder de Podemos hace cinco años, abandonaría su escaño en el Parlamento Europeo para regresar a la política nacional en el mismo momento en el que Pedro Sánchez convoque elecciones generales. Unos comicios a los que llegaría aún más consolidado después de la campaña electoral por todo el país y su paso por Europa.

Temor en el PP

Esta opción tiene preocupados, y mucho, a relevantes cargos nacionales del Partido Popular, que han llegado incluso a bautizar la operación: Santiago Abascal –dicen- podría “hacerse un Pablo Iglesias”.

En Génova 13 reconocieron al Confidencial Digital, el pasado mes de diciembre, que un súper-domingo electoral, con elecciones generales, europeas, municipales y autonómicas, beneficiaría, fundamentalmente, a los partidos con más infraestructura: PP y PSOE. Por contra, perjudicaría, en su opinión, a los nuevos partidos, especialmente a Vox.

Las fuentes consultadas entonces afirmaban que “con tanta urna, el elector al final selecciona la del partido al que va a votar en las generales, y eso frenaría el trasvase de votos a Vox”.

Ahora, sin embargo, ante una posible candidatura de Abascal a las europeas, podría pasar justamente lo contrario: “Santi logrará votos para Vox en pueblos y regiones que antes el partido no iba a obtener”.

Además, con Abascal como cabeza de lista a Bruselas, “Vox se nos puede acercar mucho en esos comicios. Eso es peligroso de cara a unas generales a corto plazo”.

Vox esconde sus cartas

Desde Vox no son ajenos a estas especulaciones. Ni tampoco al temor del PP por una posible candidatura de Abascal a las europeas: “Tienen razones para estar preocupados, porque esas elecciones son a nivel nacional y se puede medir bien dónde están todos los partidos”.

Sin embargo, sobre las opciones reales de que el líder nacional se presente a los comicios de mayo eluden dar ningún tipo de pista. Un alto cargo de la formación, consultado por ECD, explica que el objetivo del partido es “guardarse” hasta marzo o incluso abril el nombre de todos sus candidatos: “Ahora lo que moviliza es la marca, sin necesidad de dar nombres”.

Además, añade esta misma fuente, el hecho de no desvelar hasta poco antes de las elecciones a los cabeza de lista genera aún más “nerviosismo” entre los rivales: “Son ellos los que hacen mil especulaciones. Para las europeas, para Madrid... Nosotros callamos, eso aumenta su ansiedad, y nosotros encima no quemamos ni desgastamos a ningún nombre”.

De hecho, Vox ha decidido mostrarse contundente contra cualquier filtración interesada o rumor sobre candidaturas que se publiquen estos días en medios de comunicación. El gabinete de prensa emitió ayer un comunicado en el que se insistía en dar por “desmentidas” todas las informaciones que señalaran a candidatos concretos para los comicios del 26-M.

Sobre estas filtraciones, el cargo de Vox consultado por este diario es contundente. “A los que descubramos filtrando a la prensa sus propios nombres–ha dicho- se les va a dejar fuera de forma expresa, porque no están siguiendo las pautas marcadas por el partido”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes