Política

Otro patinazo de Carmen Calvo: Moncloa no quiere precipitarse y no dará una fecha para la exhumación de Franco

Después de varios incumplimientos, el Gobierno no fijará plazos para evitar una decepción en la izquierda en periodo electoral. Sorpresa por las prisas de la vicepresidenta

Pedro Sánchez y Carmen Calvo en el Congreso de los Diputados.
photo_cameraPedro Sánchez y Carmen Calvo en el Congreso de los Diputados.

Moncloa rebaja la euforia de la vicepresidenta Carmen Calvo con la exhumación de Franco. El equipo de Pedro Sánchez no está dispuesto a “pillarse los dedos” y evitará anunciar una fecha concreta para sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos. Admite que el peor escenario sería decepcionar a la izquierda en vísperas del 10- N.

Pese a ello, Calvo ha asegurado este martes que el Gobierno intentará exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos y enterrarlos de nuevo en el panteón del cementerio de El Pardo Mingorrubio donde yace su esposa “antes de la campaña electoral”.

En una entrevista en la Cadena SER, la vicepresidenta, que ha pilotado personalmente este proyecto, ha anunciado que se hará “cuanto antes”, porque es lo “mejor” tanto para cumplir con la decisión del Supremo como por la cercanía de las elecciones.

Algunos medios han apuntado también después que el Gobierno lo tiene “todo listo” para proceder a la exhumación antes de los comicios del 10 de noviembre.

Moncloa no se va precipitar con la fecha

Pues bien. Las prisas de Carmen Calvo han sorprendido en Moncloa y en Ferraz. Fuentes del equipo de Pedro Sánchez, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, matizan el compromiso lanzado públicamente por la vicepresidenta. Aseguran que el Gobierno será siempre garantista con los procedimientos.

De entrada, no ven margen para que este viernes, en la reunión del Consejo de Ministros, se pueda fijar una fecha para el traslado de los restos. Recuerdan que falta la notificación de la sentencia, que no se producirá hasta la semana que viene.

Va a imperar la “prudencia política”

El equipo más cercano a Sánchez le ha dedicado muchas horas a intentar, por varias vías, que los restos de Franco pudieran ser exhumados. Pero siempre se encontraban con el muro de las decisiones judiciales ante la resistencia de la familia e incluso algunos problemas imprevistos con la Iglesia.

Ahora, después de tantos fiascos, en La Moncloa quieren esperar a leer con calma la decisión del Supremo antes de avanzar sus próximos pasos. Recuerdan que ya han caído demasiadas veces en un optimismo y manejo de fechas que luego se ha visto frustrado.

Por ello, la consigna es que impere la “prudencia política”. Se tiene en cuenta que la familia Franco presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional pidiendo la suspensión cautelar de cualquier decisión sobre la exhumación. Ese paso es obligado antes de acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En el Ejecutivo prevén que el Constitucional tarde aproximadamente dos semanas en resolver ese recurso, lo que aconseja a Moncloa esperar para evitar un varapalo del TC en vísperas de las elecciones del 10-N.

También queda pendiente la autorización de la Iglesia para entrar a la basílica y exhumar los restos. El abad del Valle de los Caídos ha insistido en que él se opondrá hasta el último momento.

No decepcionar en periodo electoral

Pedro Sánchez prometió la exhumación de Franco del Valle de los Caídos tan solo una semana después de llegar a La Moncloa, en junio del año pasado. El presidente anunció entonces que era un proyecto que podía llevarse a cabo “en muy pocas semanas”.

Sin embargo, la retirada de los restos del dictador se ha convertido en una de las grandes frustraciones del Gobierno socialista, enredado durante casi un año y medio en distintos trámites legislativos, administrativos y judiciales.

Como último obstáculo, la exhumación se encontraba desde el 4 de junio en manos del Supremo, cuya decisión definitiva se ha conocido este martes. Finalmente, los restos pueden ser exhumados y trasladados al cementerio de El Pardo, como quería el Ejecutivo.

Según admiten a ECD fuentes de la cúpula socialista, el motivo de la prudencia del Ejecutivo con los plazos es la cercanía de las elecciones. Un nuevo imprevisto que impidiera la exhumación, con una fecha fijada, provocaría una enorme decepción entre la izquierda a las puertas de una campaña electoral.

Ferraz ha celebrado la decisión del Supremo como una “victoria histórica”. Pedro Sánchez ha hablado desde la ONU de una “victoria de la democracia” y la vicesecretaria del PSOE y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, ha defendido que se ha demostrado que “en nuestra democracia no hay lugar para la exaltación de un dictador”.

Más de 15 meses de promesas incumplidas

Hay que recordar que el propio Sánchez había prometido que la exhumación de Franco se llevaría a cabo antes del verano de 2018. Incluso llegó a anunciar a los periodistas que habitualmente cubren la información de La Moncloa que podrían dar la noticia antes de irse de vacaciones.

Pero los plazos se han alargado quince meses y han obligado al Gobierno a incumplir las fechas fijadas en varias ocasiones.

Recuerdan que el Gobierno aseguró que tenía todo preparado para que se procediera a la exhumación el pasado 10 de junio, la propia Carmen Calvo llegó a anunciar el día, pero el Supremo paralizó el proceso esa misma jornada por el recurso interpuesto por la familia.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?