Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ya ha sido interlocutor con el Gobierno

Santi Vila, la solución para liderar un PDeCAT no independentista

Tiene el apoyo del empresariado, ha logrado respaldo de un amplio sector del partido, está bien visto en Madrid. Y ha empezado a negociar con Esquerra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una vez consumado el 1-O, Puigdemont es consciente de que su futuro -político y judicial-, es más bien oscuro, pese a lo cual mantiene la amenaza de proclamar la independencia de Cataluña. Una opción que ya no ven tan clara en el PDeCAT. Mucho menos aún con la ola de abandonos de bancos y empresas. El catalanismo moderado busca un líder no independentista, y el consejero Santi Vila aparece como el favorito para liderar esa nueva etapa.

Santi Vila. Santi Vila.

Así lo confirman a El Confidencial Digital altos cargos del actual Govern, que empiezan a asumir que a corto plazo acabarán celebrando elecciones autonómicas adelantadas: bien porque se decida desde la Generalitat, bien porque finalmente el Gobierno aplique el artículo 155 de la Constitución, intervenga la autonomía y las convoque.

En cualquiera de esos dos escenarios posibles, Santi Vila, hoy consejero de Empresa, emerge como el candidato más adecuado para unir las diferentes corrientes existentes dentro del PDeCAT, y también reconciliar al empresariado y a un amplio sector de la población con un partido al que, desde su giro al independentismo hace tres años, muchos han dejado de votar.

Vila le gana la batalla a Pascal

Las fuentes consultadas por ECD explican que Santi Vila nunca ha ocultado que sus aspiraciones políticas van más allá de lo logrado hasta ahora, y que, por tanto, “considera que su siguiente paso es liderar el PDeCAT y convertirse en candidato a presidir la Generalitat”.

Para lograrlo, es consciente de que deberá imponerse a otros posibles rivales en la batalla por la sucesión de Puigdemont. Y es en esa lista de potenciales adversarios ha emergido también el nombre de Marta Pascal, actual coordinadora del Partido Demócrata Europeo Catalán.

Sin embargo, la que fuera en su día líder de las Juventudes de Convergència cuenta con el hándicap de haberse enfrentado a la vieja guardia de CDC. Muchos no olvidan cómo forzó a Germà Gordó a dimitir tras ser imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en lo que dentro del PDeCAT se interpretó como una ruptura total con la corriente de Artur Mas y Francesc Homs.

Vuelta al catalanismo moderado

Santi Vila, por el contrario, ha mantenido un equilibrio entre “la antigua y la nueva Convergència”, conservando la interlocución con los miembros del último Govern de Mas pero sin descuidar a la nueva ejecutiva de la formación.

Una equidistancia que se manifiesta también en su posicionamiento político y que juega claramente a su favor dentro del seno de PDeCAT. Altos cargos del partido explican que Vila ha evolucionado “en paralelo” a la propia Convergència: pasó del nacionalismo a promover el referéndum de ruptura con España,  pero “eso no le impediría ahora volver al catalanismo moderado clásico” del partido.

Es más. Las fuentes consultadas recuerdan que el titular de Empresa defendió en abril, junto al ex consejero Jordi Jané y los diputados nacionales Carles Campuzano y Jordi Xuclá, una vuelta al nacionalismo tradicional de CDC, similar al del PNV, con objeto de recuperar los votos perdidos entre el empresariado y la burguesía catalana.

En el punto de mira del empresariado

El pacto entre Puigdemont y Junqueras, semanas después, para impulsar definitivamente las leyes de ruptura con España y el referéndum independentista, provocó que esa iniciativa se frenara en seco, además del cese de Jordi Jané. Vila, por su parte, “se adaptó una vez más y sobrevivió”, aunque muchos no han olvidado su intentona primaveral.

Entre ellos, destacados empresarios de Cataluña, que vieron en ese movimiento un motivo para volver a confiar en la nueva Convergència. Además, debido al cargo de Vila dentro de la Generalitat como consejero de Empresa, han tenido interlocución directa con él durante los últimos dos años y lo conocen mejor.

Algunos de estos altos ejecutivos, consultados por ECD, consideran que, frente a la deriva independentista, Vila es el único capaz de recuperar el discurso moderado de CDC, y por tanto apuestan por él para liderar la etapa post-Puigdemont en el PDeCAT.

De hecho, y tal y como se informó en estas páginas, dentro del empresariado catalán se vincula aquel giro independentista de Vila a una serie de chantajes padecidos por el consejero que, una vez superado el 1-O y ante un nuevo escenario político y electoral, quedarían en el olvido.

Ahora, y pese a haber firmado con el resto de consejeros el decreto de convocatoria del referéndum, se ha convertido en la primera voz crítica con de Puigdemont dentro del Govern, con el artículo publicado en contra de la declaración unilateral de independencia.

Ya fue interlocutor del Gobierno

Los históricos de CDC y los grandes empresarios insisten en que Santi Vila es la opción favorita para suceder a Puigdemont también “en Madrid”. Entre otras cosas porque el actual consejero de Economía ya ha sido con el Gobierno central y “está bien considerado”.

Las fuentes consultadas recuerdan que Vila tiene “grandes amistades” en el Ejecutivo -invitó a su boda a la presidenta del Congreso, Ana Pastor- y que, en el último Govern de Artur Mas, ya fue el elegido, tanto en Barcelona como en Moncloa, para ejercer de enlace entre los dos ejecutivos.

Durante esa etapa, cuando era responsable de Territorio y Sostenibilidad, Vila consiguió para Cataluña importantes inversiones en infraestructuras, además de mejorar las relaciones, ya tensas, entre los dos gobiernos. Un logro que tanto cargos del PDeCAT como el mundo económico catalán quieren que vuelva a repetir en la etapa post-Puigdemont.

Reuniones con dirigentes de ERC

De la opinión de los empresarios, de los apoyos de compañeros de partido y de su buena imagen en el Gobierno central, está informado Santi Vila quien, tal y como reconocen dentro y fuera del PDeCAT, de hecho ya se está moviendo para postularse como futuro líder de la nueva Convergència.

Altos cargos de Esquerra Republicana confirman a este confidencial que Vila ha mantenido, durante las últimas semanas, reuniones y conversaciones informales con dirigentes de ERC para tratar del futuro de Cataluña tras el 1-O y de las más que posibles nuevas elecciones autonómicas.

En esos encuentros, Vila no se ha descartado, ni mucho menos, como candidato del PDeCAT, aunque ha rechazado la opción de repetir la coalición electoral de Junts pel Sí, articulada en 2015 entre convergentes y republicanos.

El consejero coincide con ERC en el análisis las ventajas y desventajas de un posible acuerdo preelectoral: “Vila, como otros referentes de Convergència, empiezan a darse cuenta que la mayoría absoluta es imposible, y de que ganamos más votos yendo separados. Cualquier opción de gobierno pasa por ir en solitario y después formar una coalición postelectoral”, afirman fuentes de la ex Convergencia.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··