Medios

Moncloa culmina el ‘asalto’ a El País con el nombramiento de Pepa Bueno como directora

La interlocución directa del presidente de Prisa, Joseph Oughourlian, con Pedro Sánchez ha facilitado las salidas de Javier Monzón, Antonio Caño y ahora Javier Moreno

El País.
photo_camera El País.

Moncloa ha culminado el asalto a El País, colocando como directora a Pepa Bueno, tras las salidas de Javier Monzón y Antonio Caño, gracias a la interlocución directa con Pedro Sánchez del presidente no ejecutivo de Prisa, Joseph Oughourlian.

Con ese movimiento se cierra la ofensiva para controlar El País que comenzó hace poco más de un año, tras el nombramiento de Javier Moreno como director en lugar de Antonio Caño.

La decisión del consejo de administración de El País, anunciada ayer, de proponer a Pepa Bueno para dirigir el periódico, sustituyendo a Javier Moreno, ha sido recibida en la redacción con sorpresa e inquietud.

Tal y cómo pudo saber Confidencial Digital por fuentes de la redacción horas después de conocerse la propuesta de nombramiento, la plantilla tiene a la vista la escasa experiencia de la nueva directora en prensa escrita y en periódicos, así como que se trata del cuarto cambio de director en tres años.

El papel de Miguel Barroso con Pepa Bueno

Fuentes periodísticas consultadas por ECD atribuyen la iniciativa de ese nombramiento a Miguel Barroso, ex secretario de Estado de Comunicación con José Luis Rodríguez Zapatero, ahora consejero editorial de Prisa a propuesta del principal accionista, Amber, y al que se tiene como el hombre de Pedro Sánchez en la empresa.

Se le considera el cerebro de las últimas decisiones periodísticas adoptadas en el periódico, incluyendo en su día el cese de Antonio Caño y ahora su reciente despido. Igualmente se atribuye un papel destacado a otro personaje de la comunicación, José Miguel Contreras, que es asesor de Joseph Oughourlian, fundador de Amber.

La salida a la segunda de Javier Monzón

Las fuentes a las que ha tenido acceso Confidencial Digital destacan que Moncloa dio un paso de gigante a finales del año pasado en la operación para tomar el control del Grupo Prisa.

Hay que recordar que Pedro Sánchez dio orden entonces de acelerar los contactos con los principales accionistas del grupo mediático para desbancar a Javier Monzón de la presidencia, tras conseguir el cambio de criterio del presidente de Telefónica.

Contactos de Amper con Pedro Sánchez

El nuevo posicionamiento de José María Álvarez Pallete, que resultó definitivo, se logró después de varios contactos con el equipo económico de Moncloa por parte del dueño de Amber Capital, Joseph Oughourlian -con el 29,84% de Prisa-.

Antes de lanzar la operación para descabalgar a Javier Monzón, el primer accionista de Prisa consultó directamente con Pedro Sánchez, con quien –revelan en el entorno del jefe del Ejecutivo-, el empresario armenio mantiene una relación fluida.

Nervios tras la vuelta de Moreno a El País

Desde su llegada a La Moncloa, Sánchez ha contado con el apoyo de los medios de Prisa. En el Gobierno no olvidan ahora que El País se apresuró a negar el escándalo sobre el plagio de la tesis doctoral de Pedro Sánchez y, bajo la dirección de Soledad Gallego-Díaz, minimizó las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, en junio del año pasado, se produjo un punto de inflexión que disparó las alarmas en el equipo del jefe del Ejecutivo. Sin previo aviso, el entonces presidente de Prisa, Javier Monzón, anunció la sustitución de Soledad Gallego-Díaz como directora de El País por Javier Moreno.

En ese momento, Sánchez, aconsejado por su entonces jefe de gabinete, Iván Redondo, consideró que era clave que el Gobierno se garantizase el apoyo de los medios del Grupo Prisa, en especial del diario El País, que todavía mantiene influencia entre el electorado socialista y de izquierdas. “No tenemos otro apoyo”, le insistió Redondo al presidente.

La caída de Soledad Gallego suponía una “amenaza mediática” para el Gobierno de coalición, ante la llegada a la dirección del periódico de Javier Moreno, “el moderado” –así lo llaman en La Moncloa-. Moreno ya había ocupado este cargo entre 2006 y 2014.

Moncloa fracasó entonces en la operación para tomar el control del Grupo Prisa porque no contó con que el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, iba a darle la espalda.

Telefónica apoyó la operación de Moncloa

Meses después, en cambio, en la operación para derribar a Javier Monzón, Telefónica (9,4%) se alineó con Amber (socio mayoritario), otros accionistas como el jeque catarí Khalid Al-Thani (5,1%), y el fondo Melqart Asset Management, que posee una participación del 3,6%.

Fuentes próximas al consejo de Prisa explicaron entonces que la posición que adoptó finalmente Telefónica –donde se centraron las presiones de La Moncloa para tomar el poder en Prisa-, resultó clave para avanzar en la ofensiva del Gobierno dirigida a hacerse con el control de El País.

“Redondo se centró en Pallete. Sabía que con Ana Botín no había mucho que hacer. Es muy amiga de Monzón”, se aseguró en aquel momento.

La buena sintonía de Pallete y Sánchez

En ámbitos empresariales no se pasa por alto ahora que el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, fue uno de los grandes empresarios que acompañaron hace unas semanas a Sánchez en la presentación del programa ‘España 2050’, un acto al que, sin embargo, faltaron algunos de los principales ejecutivos del país.

Por si fuera poco, la afición al ejercicio físico, a la práctica del jogging, ha unido al primer ejecutivo de Telefónica con el presidente del Gobierno. Hasta el punto de que, según ha sabido Confidencial Digital, Pallete acude dos o tres veces a la semana al recinto del Palacio de La Moncloa para hacer deporte junto con Pedro Sánchez.

Ayuso sobre el aborto: “Mi obligación es defender la vida”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable