Seguridad

El baile de mandos en la Guardia Civil no se cierra: Información y los GAR están descabezados

La plaza de máximo responsable del servicio de inteligencia está vacante desde hace dos semanas. El jefe del Grupo de Acción Rápida falleció en marzo

Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil.
photo_camera Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil.

El cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid desató un terremoto en la Guardia Civil que ha tenido como consecuencia el cambio de algunos de los principales altos mandos del cuerpo.

El director adjunto operativo (DAO), el teniente general Laurentino Ceña, dimitió como protesta por el ceses de Pérez de los Cobos. Además, el ministro Fernando Grande-Marlaska cesó al teniente general que dirigía el Mando de Operaciones, Fernando Santafé.

En el lugar de Ceña situó al general Pablo Salas, hasta entonces jefe del Servicio de Información, al frente de la Dirección Adjunta Operativa, al mismo tiempo que le ascendía a teniente general. Para el Mando de Operaciones designó al general de División Félix Blázquez.

Los nombramientos se completaron con el teniente coronel David Blanes, jefe de la Unidad Fiscal y Aeroportuaria de Madrid, que sustituye a Diego Pérez de los Cobos en la Comandancia de Madrid.

Hubo otro movimiento: el ministro retiró al jefe de la Comandancia de Canarias, el general de Brigada José Miguel Arribas, las atribuciones en inmigración, y nombró Autoridad de Coordinación de las actuaciones para hacer frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho de Gibraltar, mar de Alborán y aguas adyacentes, y ahora también de Canarias, al responsable de la Jefatura Fiscal y de Fronteras, el general de División Juan Luis Pérez Martín.

Esta ‘revolución’ en algunos de los puestos más altos de la estructura operativa de la Guardia Civil no ha incluido sin embargo el nombramiento de nuevos jefes para dos unidades clave que se han quedado sin su mando: el Servicio de Información (SIGC) y el Grupo de Acción Rápida (GAR).

Un fallecimiento y un ascenso

A finales de este mes de marzo perdió el GAR a su jefe. El teniente coronel Jesús Gayoso falleció en Logroño a causa del coronavirus. Gayoso llevaba al frente del Grupo de Acción Rápida desde 2014, y antes dirigió en distintas etapas algunas de las compañías del GAR en Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, claves en la lucha contra ETA.

En cuanto al Servicio de Información, su jefe hasta hace dos semanas era Pablo Salas, que dejó la jefatura al ser nombrado DAO a finales de mayo.

Por ahora el ministro del Interior no ha nombrado ni nuevo jefe del GAR ni tampoco ha elegido al sustituto de Salas en Información, confirman las fuentes consultadas por Confidencial Digital.

El vídeo del día

Ministro de Justicia sobre el rey emérito: “Si fuera llamado, vendría”.

A la búsqueda de un general

Desde la Dirección General de la Guardia Civil explicaban a ECD que el nuevo jefe del Servicio de Información tendría que ser nombrado por orden ministerial, y aseguraban que la decisión correspondería al ministro del Interior.

Por ahora no se ha publicado ninguna orden ministerial que designe al jefe del Servicio de Información de la Guardia Civil. En la Dirección General apuntaban que se quedaría al mando el número dos de Pablo Salas en el servicio, a la espera de que fuera nombrado un nuevo jefe que acabara con esa etapa de provisionalidad.

En principio, tendrá que ser un general quien asuma la Jefatura de Información. Normalmente estos nombramientos se deciden por antigüedad, pero se podría dar el caso de que terminara siendo elegido un coronel, al que se ascendería para hacerse cargo de esta unidad.

Varios coroneles no aceptaron

ECD ha consultado con fuentes cercanas al Servicio de Información, que explican que igual que fue complicado encontrar a un coronel que reemplazara a Diego Pérez de los Cobos en la Comandancia de Madrid (y finalmente se designó a un teniente coronel), también ha habido algunos mandos que han rechazado suceder a Pablo Salas.

Dichas fuentes explican que a finales de mayo, en plena polémica por los cambios, Interior sondeó a algunos coroneles para ascender a uno a general de Brigada y nombrarlo jefe del Servicio de Información.

Varios de los sondeados declinaron el ofrecimiento: sobre todo, los coroneles más antiguos, muchos de ellos compañeros de promoción, o de promociones cercanas a la de Pérez de los Cobos.

En ese ambiente de rechazo que se extendió entre algunos oficiales y oficiales generales de la Guardia Civil por el primer cese, muchos de los coroneles sondeados no aceptaron, en una forma de protesta que al mismo tiempo no les suponía un gran desgaste.

De forma que Interior habría tenido que empezar a analizar perfiles de coroneles más modernos para nombrar a un responsable del Servicio de Información.

Jefes “de fuera” o “de la casa”

Por el momento, al frente del Servicio de Información de la Guardia Civil queda de manera provisional el coronel que ejercía de número dos con Pablo Salas, y que era responsable del Grupo Central de Apoyo Logístico (GCAL), una de las unidades del servicio.

Internamente se da por hecho que no será él el elegido para tomar las riendas de Información, ya que es un coronel ‘moderno’ con varios generales y coroneles por delante.

Se han barajado varias nombres, de generales jefes de zonas (comunidades autónomas) y de comandancias provinciales.

Algunas fuentes explican que hasta hace unos años la norma no escrita era que el jefe del Servicio de Información procedía del propio servicio. Es decir, llevaba allí años trabajando, y al marchar el jefe, corría el escalafón y era ascendido.

Fue el caso, por ejemplo, del coronel Manuel Sánchez Corbí, que luego fue jefe de la UCO hasta que también con Fernando Grande-Marlaska fue cesado del mando de la Unidad Central Operativa (clave en investigaciones sobre corrupción) y apartado al Servicio de Protección y Seguridad (Seprose). Sánchez Corbí dirigió el Servicio de Información en años clave de la lucha contra ETA y llegó al mando ascendiendo en esa unidad.

“Hasta hace unos años sólo iba gente de la casa, del propio Servicio de Información, pero ahora como da prestigio van enchufados”, señalan las fuentes mencionadas. Añaden que Información es un servicio muy específico, como la Unidad de Policía Judicial, y lo habitual antes era situar al frente a agentes que hubieran hecho carrera en ellas.

El jefe provisional del GAR

En lo que se refiere al Grupo de Acción Rápida (GAR), tras el fallecimiento del teniente coronel Jesús Gayoso tampoco se ha nombrado a un nuevo responsable de esta unidad.

Provisionalmente, como en Información, ha hecho cargo de forma interina uno de sus comandantes. La vacante todavía no se ha cubierto pero se da por hecho que se cubrirá a no mucho tardar.

Guardias civiles que coincidieron con Gayoso en el GAR aseguran que, aunque al frente del grupo no llevaba demasiado tiempo (desde 2014, seis años), había dejado una huella muy profunda en la unidad por su capacidad de trabajo, su iniciativa, su disponibilidad...

Información: terrorismo, independentismo...

El Servicio de Información está al mando siempre de un oficial general (de general de Brigada para arriba) en situación de servicio activo.

Se dedica a “organizar, dirigir y gestionar la obtención, recepción, tratamiento, análisis y difusión de la información de interés para el orden y la seguridad pública en el ámbito de las funciones propias de la Guardia Civil y la utilización operativa de la información, especialmente en materia antiterrorista en el ámbito nacional e internacional”.

Está integrado por unidades de información, y aunque su estructura, organización, medios y técnicas operativas utilizadas en la lucha antiterrorista, así como sus fuentes e informaciones están clasificadas como secretas, sí se conocen algunos detalles generales de su estructura.

Hay tres Unidades Centrales Especiales: la UCE-1 se dedicaba a la lucha contra ETA, aunque se reorientó; la UCE-2 está volcada en perseguir el terrorismo yihadista; y la UCE-3 se centra en ciberdelincuencia, contrainteligencia, organizaciones racistas, sectas... También está el Grupo de Apoyo Operativo (GAO), que presta servicio en cuestiones operativas concretas.

Además, existe una estructura territorial, con Secciones de Información de Zona y otras unidades a nivel de comandancia, compañía y puesto. Además, se entiende que “todo miembro del Cuerpo es considerado un elemento activo del Servicio de Información de la Guardia Civil, debiendo en consecuencia participar a sus mandos las noticias de interés para el servicio de las que tenga conocimiento y participar en aquellas tareas informativas que se le encomienden”.

Una de las misiones a las que ha dedicado más tiempo el Servicio de Información en los últimos años es la vigilancia de los movimientos rupturistas, e incluso violentos, del independentismo catalán.

Sus agentes intervinieron en las pesquisas sobre los preparativos del referéndum del 1-O y de la intentona secesionista del Govern de Puigdemont en 2017, pero también han sido movilizados en más ocasiones para controlar las protestas independentistas. Fueron también clave en la vigilancia de los militantes de los Comités de Defensa de la República (CDR) que hicieron preparativos (abortados a tiempo) para utilizar explosivos y asaltar el Parlament tras la sentencia del Tribunal Supremo.

GAR, creado para la lucha contra ETA

El Grupo de Acción Rápida (GAR, antiguo Grupo Antiterrorista Rural) se creó con el objetivo específico de volcarse en la lucha contra ETA. Por eso se desplegó a principios de los 80 en el País Vasco y Navarra, para actuar en el medio rural y ejecutar operaciones que entrañaran gran riesgo y requirieran una respuesta rápida. De hecho, formaban una reserva al mando directo del director general.

Tienen su base en Logroño, y cuenta con cuatro compañías en las tres provincias vascas y en Navarra. A lo largo de su historia ha conseguido detener a las de 350 terroristas de ETA, y fueron sus miembros quienes encontraron y liberaron a José Antonio Ortega Lara, secuestrado durante más de 500 por la banda.

Ha sido desplegado en misiones internacionales en Bosnia, Kosovo, Líbano, Afganistán, Haití...

Además de lucha antiterrorista, desarrolla dispositivos operativos en toda España en vías públicas, reconocimientos, protección de personas, detenciones, etc.

En los últimos años también el GAR ha sido movilizado por la tensión independentista en Cataluña. En septiembre de 2017 varias decenas de efectivos fueron enviados a Barcelona, donde formaron un retén discreto en el Aeropuerto de El Prat por si se producía algún movimiento de radicales independentistas para tratar de tomar el control de la infraestructura más simbólica de Cataluña.

En octubre de 2019 también fueron puestos en alerta por una nueva oleada de protestas y disturbios en Cataluña.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?