Medios

Vivendi apuesta por hacerse con el 4,1% del Santander en Prisa para aumentar su participación

Amber y Telefónica no están dispuestos a vender mientras que el banco de Botín considera su paquete como “no estratégico”

photo_camera Vivendi

Vivendi, la multinacional francesa, que ahora mismo dispone de un porcentaje de capital de Prisa del 9,9%, ha comenzado a realizar movimientos para tratar de aumentar su participación en el grupo español.

La multinacional gala, presidida por Vincent Bolloré, está considerada uno de los mayores holdings privados de medios de comunicación a escala mundial. Es dueño de Canal+ y de Lagardère, la sociedad francesa propietaria de revistas como Paris Match, y ahora quiere expandir sus negocios a España.

Según ha podido conocer Confidencial Digital, Vivendi ha mostrado interés por adquirir el 4,1% del accionariado de Prisa que posee el Banco Santander. Un movimiento se produce ante la negativa de a vender por parte de otros accionistas como Telefónica y Amber, este último accionista mayoritario, con un 29,8% de las acciones.

Llegar al 15%

Dentro de Prisa, Vivendi posee un 9,9% del capital, si bien en octubre pidió al Gobierno autorización para adquirir un nuevo porcentaje de acciones, que según algunos medios incluso podría llegar al 29,9% del capital.

Sin embargo, altos directivos del sector de los medios de comunicación señalan a ECD que ese mensaje se interpretó mal, porque que en realidad la corporación francesa no quería convertirse mayoritario, sino que solamente busca llegar a un porcentaje cercano al 15%.

Añaden que Vivendi quiere “aumentar su participación de alguna forma”, pero siempre que “esté en el precio”.

El paquete del Santander

Vivendi ha mostrado por el paquete de Banco Santander dentro de Prisa, si bien el holding francés no ha presentado todavía ninguna oferta a la firma que preside Ana Botín.

Ejecutivos conocedores de la forma de trabajo de la compañía gala señalan que la corporación desarrolla sus planes a largo plazo. Y pone como ejemplo los cinco meses que tardaron en solicitar un asiento en el consejo de Administración de Prisa tras convertirse en accionistas.

Por ello –añade-, el conglomerado presidido por Vincent Bolloré no tomará grandes decisiones respecto a Prisa a corto plazo.

 

ECD se ha puesto en contacto con fuentes oficiales de Vivendi, que han preferido no hacer comentarios sobre esta operación.

Permiso del Gobierno

De cara a incrementar su presencia en el accionariado de Prisa, Vivendi necesitaría -desde un punto de vista político-la conformidad del Gobierno, al que ha tratado de mostrar sus planes de inversión a largo plazo dentro del país.

Por eso, además de la reunión que tuvo el presidente del Gobierno con Arnaud de Puyfontaine, director de Vivendi, a los pocos días de entrar en el accionariado de Prisa, el ejecutivo francés ha mantenido contacto con directivos de las empresas españolas a lo largo de estos meses.

Confidencial Digital ha podido conocer que Arnaud de Puyfontaine tenía planificado para hace tres semanas una serie de reuniones en sus diferentes empresas en España, que canceló en el último momento.

Fuentes francesas aseguran que desde Vivendi se trasmite que son conscientes que no tienen “el control del calendario”. Por ello, están planificando su trabajo con bastante tiempo.

Con esta lentitud de movimientos podría tener que ver el decreto anti-OPAS del Gobierno, que se prorroga cada seis meses, y que por tanto tendría pendiente su renovación para junio.

Bloque de unidad sanchista

Si se concreta el movimiento de Vivendi, dentro del consejo de administración de Prisa se consolidará un bloque cercano a los intereses de Pedro Sánchez.

La salida de Javier Monzón de la presidencia del grupo, a finales de 202, produjo un cambio de poder interno. Carlos Slim y el Banco Santander, que eran más críticos con el Gobierno, perdieron influencia frente a Joseph Oughourlian, representante de Amper, convertido en presidente con el respaldo de Telefónica.

La salida de Javier Monzón, y de otros pesos pesados como el director de El País, Antonio Caño, y el sucesor, Javier Moreno, ha tenido su segunda parte con el nombramiento de Pepa Bueno como directora.

Si Vivendi adquiere finalmente el paquete de Santander, el núcleo cercano al Gobierno aumentaría su poder.

“Paquete no estratégico”

Según ha sabido Confidencial Digital, Banco Santander estaría dispuesto a vender a Vivendi su 4,1% en Prisa, puesto que, según fuentes cercanas a la entidad que preside Ana Botín, lo considera “un paquete no estratégico”.

De acuerdo con estas últimas fuentes, no vería con malos ojos deshacerse de su participación, o al menos una parte, siempre que la oferta gala se ajuste a un precio acorde a sus intereses.

ECD se ha puesto en contacto con fuentes oficiales del Banco Santander, que han declinado hacer comentarios.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes