Política

El Gobierno trató de no enviar Leopard a Ucrania pero la OTAN le ha respondido que le dan igual sus broncas con Podemos

Ofreció como alternativa que un centenar de militares españoles adiestraran a los soldados ucranianos en el uso de los carros de combate

La ministra de Defensa, Margarita Robles.
photo_camera La ministra de Defensa, Margarita Robles.
  1. España intentó no enviar Leopard
  2. Formar a los soldados ucranianos
  3. Evitar un nuevo choque con Podemos
  4. La OTAN pasa de las broncas con Podemos
  5. España ha permanecido en un segundo plano
  6. La decisión no pasará por el Congreso
  7. El Ejército dispone de 347 Leopard
El Gobierno trató de no enviar Leopard a Ucrania pero la OTAN le ha respondido que le dan igual sus broncas con Podemos.

La decisión contundente de Alemania de enviar carros de combate Leopard a Ucrania ha sido el impulso definitivo para que España y otros países de la UE se hayan tenido que sumar al envío de estos blindados para ayudar a Zelenski en la contraofensiva de primavera. Pero Moncloa ha intentado ‘borrarse’ de ese acuerdo para evitar una bronca con Podemos.

Tal y cómo se ha dado a conocer este miércoles, el Ejército de Tierra español ultima los detalles para su aportación de acorazados que conformarán parte de una gran donación para Ucrania en la que participará un nutrido grupo de países de la OTAN.

Pedro Sánchez fue el primer mandatario en ofrecer carros Leopard a Ucrania antes del verano. Sin embargo, la ministra de Defensa, Margarita Robles, aseguró meses después que estaban en un estado “absolutamente lamentable” y no se podían utilizar. Lo cierto es que el paso atrás del Gobierno respondió entonces al veto que Alemania podía ejercer sobre esos blindados, ya que la patente es germana.

España intentó no enviar Leopard

Ahora, el Ejecutivo había condicionado públicamente su participación en la operación para dotar a Ucrania de un sistema capaz de contrarrestar la potencia de fuego de los modernos tanques rusos a que se alcanzara un acuerdo a nivel europeo, como finalmente ha ocurrido.

Sin embargo, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los contactos al más alto nivel, Moncloa intentó hasta el último minuto no enviar Leopard a Ucrania. Insistió ante el resto de los aliados de la OTAN en que Zelensky aprecia los envíos de material y programas de entrenamiento por parte de España.

Formar a los soldados ucranianos

De hecho, según la mismas fuentes, ofreció que las tripulaciones de los Leopard entregados a Kiev se instruyeran en Letonia, donde el Ejército español tiene destacados 600 soldados y seis tanques de este modelo dentro de la misión Presencia Avanzada Reforzada de la OTAN (eFP).

Moncloa insistió en que el manejo y sostenimiento de un carro de combate es mucho más complejo que el del armamento entregado hasta ahora a Ucrania, por lo que requiere la puesta en marcha de un plan en el que participen varios aliados. 

La oferta concreta del Gobierno de Sánchez a la OTAN, según ha podido confirmar ECD por fuentes diplomáticas, fue precisamente que un centenar de militares españoles adiestraran a los soldados ucranianos en el uso de los carros de combate.

Evitar un nuevo choque con Podemos

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD revelan que Presidencia no pasó por alto que la petición de varios socios europeos para que Alemania enviase, o permitiese el envío por parte de terceros países, de tanques Leopard 2 a Ucrania había comenzado a provocar que Unidas Podemos desempolvase su discurso antibélico.

La diferencia respecto a lo sucedido hace un año, cuando el debate dentro del Gobierno amenazó con provocar una ruptura de la coalición, es que en esta ocasión Unidas Podemos había percibido a un PSOE más timorato, a la espera de conocer la postura de Bruselas y la OTAN.

Pero la cuestión entroncaba con los mensajes lanzados los últimos días por otros dirigentes de la formación morada en los que rechazaban elevar más la “escalada armamentística” y militar de la guerra en Ucrania y destacaban que era urgente para la Unión Europea priorizar la vía diplomática, parar el conflicto y conseguir un armisticio. 

 

Por ello habían exigido a Moncloa “frenar el furor bélico”. Un mensaje del que tomaron buena nota en el equipo de máxima confianza de Pedro Sánchez, mientras aguardaban los movimientos del resto de los aliados.

La OTAN pasa de las broncas con Podemos

Sin embargo, la respuesta de la OTAN a la oferta de España ha sido contundente. Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes diplomáticas, la Alianza Atlántica ha sido clara con el Ejecutivo español. 

Sin querer inmiscuirse en asuntos de política interna, los socios han trasladado a Moncloa que no puede ir contra los compromisos contraídos por el país con la OTAN, al margen de las discrepancias que puedan tener con la decisión de enviar tanques a Ucrania algunos integrantes del Gobierno.

Le han insistido en que España pertenece a la organización atlántica y, por tanto, debe tomar en consideración y responder a las peticiones que se produzcan por parte de sus aliados. Diga lo que diga uno de los socios de Gobierno. Un incumplimiento de Madrid, han advertido a Presidencia, condenaría la imagen internacional del país y lo sumiría en la irrelevancia.

España ha permanecido en un segundo plano

Hay que recordar que, desde hace varias semanas, la presión de países como Polonia o Finlandia sobre los aliados para el envío de carros de combate había aumentado. A la petición de Zelensky se sumó el convencimiento de que organizar una unidad acorazada potente serviría para ganar posiciones ocupadas por Rusia

Sin embargo, España se puso de perfil y decidió esperar a que los socios tomaran una decisión conjunta antes de pronunciarse.

Desde que el pasado viernes se celebrara una reunión en la base estadounidense de Ramstein, España había apelado a la unidad de los socios. Así, tanto la ministra de Defensa, Margarita Robles, como el titular de Exteriores, José Manuel Albares, han repetido este argumento en los últimos días. 

“Tenemos que entender la posición de los países europeos y sus tiempos. La unidad es el mejor instrumento para enfrentarnos al desafío, a su unidad y soberanía”, declaró Albares unas horas antes de que la prensa alemana anunciara la decisión de Scholz de enviar sus Leopard.

La decisión no pasará por el Congreso

Tras tomar la decisión, el Gobierno se ha tenido que emplear a fondo en las últimas horas para defender la decisión de enviar los tanques, pese a que sus socios -Unidas Podemos, ERC...- la rechazan, en el marco de que España “tiene unos compromisos internacionales y tiene que estar donde tiene estar: con Alemania, Francia, Portugal o Estados Unidos”, expresó el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños. 

“No se entendería que no estuviéramos ahí. La posición del Gobierno es estar con nuestros aliados: estar con Ucrania”, reiteró.

La decisión de enviar los Leopard no va a pasar por el Congreso de los Diputados, no va a ser sometida a votación en la Cámara. En Moncloa defienden que se trata de una iniciativa en el marco, “el paraguas” de una “acción compartida, una colaboración compartida con los socios de la OTAN y de la UE”. Y aseguran además que “es una decisión ampliamente compartida por el país y por el Congreso”.

El Ejército dispone de 347 Leopard

El Ejército español es uno de los que más carros de combate Leopard tiene, 347 en total. De esta cifra, 239 corresponden al modelo Leopard 2E, fabricado en España y equivalente al A6 alemán; y 108 son Leopard 2 A4, que se compraron de segunda mano a Alemania en 1995, como preámbulo al contrato de fabricación de los carros de combate en España.

Más de la mitad de los vehículos de este último lote fueron hibernados hace más de una década en la base logística del Ejército de Tierra en Zaragoza y sometidos a un proceso de deshumectación (retirar las baterías, aceites, etc.) para evitar su deterioro.

Un carro español Leopard, en Letonia.
El Gobierno trató de no enviar Leopard a Ucrania pero la OTAN le ha respondido que le dan igual sus broncas con Podemos.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable