Deportes

Los 10 momentos más importantes que nos han llevado a la segunda pelea entre McGregor y Poirier

El futuro de Nurmagomedov está en el aire, así que el ganador de esta pelea se situará, una vez más, en la lucha por el título

mcgregor v poirier header_ESP (1)
photo_camera Los 10 momentos más importantes que nos han llevado a la segunda pelea entre McGregor y Poirier

En septiembre de 2014, Conor McGregor era un luchador novato y algo bocazas con tres peleas de la UFC en su haber.

Su oponente, Dustin Poirier, era un veterano de la UFC con diez peleas a sus espaldas y el quinto mejor peso pluma de una categoría en la que tenía el récord de victorias y golpes finales.

Mucho ha cambiado desde entonces.

El vídeo del día

IAG pierde 6.923 millones en 2020 frente a beneficios de 2019 por el Covid

Después de su victoria por KO en el primer asalto, McGregor —que lidera las apuestas de la UFC con una cuota de {ODDS: 644514732: 4/11} en el segundo combate— se convirtió rápidamente en la estrella más grande que la UFC conociera nunca. Después, las distracciones de la fama hicieron que cayera en desgracia.

Por su parte, Poirier se vio obligado a recuperarse desde abajo, y poco a poco se fue abriendo paso en el peso ligero, categoría en la que ha llegado a ser campeón provisional.

Aunque sus trayectorias profesionales han seguido caminos totalmente distintos, McGregor y Poirier se reunirán de nuevo en el evento UFC 257, que se celebrará en Fight Island.

Pero ¿cómo hemos llegado a este punto? Aquí tenéis los diez momentos más importantes, desde la primera pelea, que nos han llevado al segundo combate entre McGregor y Poirier.

1. McGregor vs. Mendes (UFC 189, 11 de julio de 2015)

Después de vencer a Poirier, McGregor solo necesitaba una pelea más (fue un KO en el segundo asalto contra Dennis Siver) para estar en disposición de luchar por el título del peso pluma.

Se organizó una pelea con el campeón, José Aldo, en la International Fight Week, pero una fractura de costilla hizo que Chad Mendes reemplazara al brasileño. Por ello, el valor del título en juego se redujo al cinturón de campeón provisional.

El tiempo

(pulsar sobre el mapa para ver el tiempo de hoy)

El cambio de oponente no disminuyó la tensión previa al evento, y Mendes estaba más que dispuesto a intercambiar pullas al micrófono.

Parecía, incluso, que el estadounidense quería causar un buen revuelo, ya que derribó varias veces a McGregor y le propinó varios golpes brutales en el suelo, lo que cogió al irlandés por sorpresa.

Sin embargo, nunca se puede dar por muerto a McGregor, que encontró la forma de recuperarse y asestar varios golpes limpios a Mendes antes de que este cayera sobre la lona, tan solo unos segundos antes del final del segundo asalto.

Había nacido una estrella: Notorious.

2. Aldo vs. McGregor (UFC 194, 12 de diciembre de 2015)

La UFC no tardó organizar de nuevo la pelea entre McGregor y Aldo, que en ese momento era uno de los campeones más destacados de la organización.

En las últimas 18 peleas, el brasileño no había conocido la derrota, y era el único campeón de la UFC en la categoría de menos de 70 kilos tras defender su cinturón siete veces antes de enfrentarse a McGregor.

Nadie, aparte del irlandés, podría haber previsto lo que vendría después.

Después de iniciar la pelea con un directo de izquierda y una patada lateral, McGregor lanzó un gancho a Aldo y lo noqueó con este único golpe.

Trece segundos fueron suficientes. Aún hoy, es la pelea por el título más rápida de la historia de la UFC, y marcó un récord que es poco probable que se supere.

3. Mayweather vs. McGregor (26 de agosto de 2017)

En este punto, McGregor era una de las estrellas más importantes del deporte mundial: había ganado títulos de la UFC en dos categorías y conseguido que uno de los mejores boxeadores de todos los tiempos, ya retirado, volviera al ring para luchar en una pelea de más de 100 millones de dólares.

Mayweather vs. McGregor fue el evento deportivo del año y, a pesar de su derrota por KO técnico en el décimo asalto, elevó a McGregor al olimpo de la fama y la riqueza.    

Pero, cuanto más alto se asciende, más dura es la caída: a partir de este momento, su carrera en la UFC empezó a desmoronarse.

Ya despojado del cinturón de peso pluma por inactividad, McGregor también dejó vacante el título de peso ligero durante los meses posteriores a la incursión en el boxeo.

4. Poirier vs. Pettis (UFC Fight Night, 11 de noviembre de 2017)

Mientras McGregor estaba ocupado luchando por títulos y ganando millones, Poirier se abría camino para volver al primer plano.

Después de ascender al peso ligero tras su derrota ante McGregor, The Diamond acumuló un récord de 5-1-1 en la categoría de más de 70 kilos y alcanzó la 8.ª posición del ranking.

Poirier empezaba a progresar en las Ws y se consagró como uno de los luchadores más sólidos y espectaculares de la categoría.

Su fama aumentó aún más cuando venció al excampeón Anthony Pettis en el evento de Norfolk (Virginia), su segunda Fight of the Night en nueve meses.

5. Poirier contra Gaethje (UFC on Fox, 14 de abril de 2018)

Tras vencer a Pettis, Poirier llegó al n.º 5 de los pesos ligeros. Fue la primera vez que estaba entre los cinco primeros de una categoría desde su derrota ante McGregor.

Las grandes peleas comenzaban a ser una constante para The Diamond, que después se enfrentó a Justin Gaethje, uno de los luchadores más duros de UFC.

Poirier demostró que había vuelto al lugar al que pertenecía en una pelea Fight of the Year, y ambos contendientes se enfrentaron en una excitante pelea en la que intercambiaron muchos golpes.

A pesar de que Gaethje castigó la pierna delantera de Poirier y le metió los dedos en los ojos varias veces, Poirier consiguió pararle en el cuarto asalto con su característica ráfaga de golpes certeros y precisos.

6. Poirier contra Alvarez (UFC on Fox, 28 de julio de 2018)

Solo tres meses después de la pelea anterior, Poirier volvió al octógono para luchar de nuevo contra el excampeón Eddie Alvarez.

Aunque la primera pelea se declaró nula porque Alvarez lanzó varios golpes de rodilla no permitidos, Poirier acabo con esta rivalidad de forma contundente en Calgary.

Al término del segundo asalto, en el que Alvarez había dominado en el suelo, Poirier se puso de pie y, una vez más, venció a su oponente con sus potentes golpes.

The Diamond era de nuevo un contendiente de la UFC a tomar en serio.

7. Nurmagomedov vs. McGregor (UFC 229, 6 de octubre de 2018)

A pesar de pasarse casi dos años fuera de la UFC, McGregor tuvo la oportunidad de hacerse con título el título en una pelea contra Khabib Nurmagomedov, el hombre que lo sustituyó como campeón y con quien tenía una intensa rivalidad personal.

El ruso era uno de los luchadores más dominantes en la historia de este deporte, con un récord de 26-0 que incluía 10 victorias en la UFC.

Muchos pensaban que era un reto demasiado difícil para Notorious, sobre todo por el tiempo que había pasado sin competir. Las sospechas se demostraron ciertas, ya que Nurmagomedov dominó la pelea. Al final, realizó una llave al cuello que forzó a McGregor a dar varios toques sobre la lona para detener el combate.

El combate se vio empañado por una pelea posterior entre los dos bandos. En cualquier caso, la nueva realidad era que McGregor había dejado de ser el hombre a batir en la categoría de más de 70 kilos, y ya no podía respaldar sus bravuconadas.

8. Holloway vs. Poirier (UFC 236, 13 de abril de 2019)

Por una ironía del destino, Poirier tuvo la oportunidad de rematar la caída de McGregor. 

Dado que a Nurmagomedov se le había impuesto una suspensión de nueve meses por la pelea con el equipo de McGregor, la UFC organizó con una pelea por el cinturón provisional del peso ligero entre Poirier y el rey del peso pluma, Max Holloway.

Antes de la pelea, se pensaba que Holloway ganaría y era el favorito en las apuestas, que dominaba 1 a 2. Sin embargo, Poirier tuvo una excelente actuación y la decisión de los jueces fue unánime a su favor.

Después de 22 peleas durante ocho largos años, The Diamond tenía en su poder el oro de la UFC, aunque fuera el título provisional.

9. Nurmagomedov vs. Poirier (UFC 242, 7 de septiembre de 2019)

Como campeón provisional, Poirier era el siguiente de la lista para enfrentarse a Nurmagomedov, que ya había cumplido la sanción.

Ahora, nadie confiaba en que Poirier podía ganar esta pelea, que significaba la vuelta del campeón y su estilo de lucha sin tregua. Poirier llegó a la contienda con las apuestas 4 a 1 en contra, unas predicciones que acertaron de lleno.

Nurmagomedov dominó durante tres asaltos y desgastó a Poirier en el suelo. Después, realizó la llave al cuello por la espalda, que fue definitiva.

Poirier, después de pasar tanto tiempo reconstruyendo su carrera y luchando para demostrar su valía como luchador de élite de la UFC, se veía obligado a hacerlo una vez más.

10. McGregor vs. Cerrone (UFC 246, 18 de enero de 2020)

Después de su derrota ante Khabib, McGregor dejó de competir y cayó al n.º 4 del ranking del peso ligero, lo que lo dejó fuera de la lucha por el título.

En marzo de 2019, comunicó que se retiraba (no era la primera vez que lo anunciaba) y perdió el protagonismo en la categoría que había dominado en el pasado.

Sin embargo, 16 meses después de su última pelea, McGregor no pudo mantener lo dicho y regresó al octógono en peso wélter para luchar contra el veterano Donald Cerrone.

El tiempo que había estado ausente no había disminuido sus habilidades ni su poder de atracción, ya que acabó con Cerrone en 40 segundos, en un evento que superó los 1,3 millones de pagos en las televisiones a la carta.

La revancha (UFC 257, 23 de enero de 2021)

Así que aquí estamos.

Un año después, McGregor ha vuelto, esta vez para enfrentarse a un reto a su altura, Poirier, un luchador que ha cambiado mucho desde 2014.

Sin embargo, algunas cosas siguen igual.

Poirier, en el n.º 2, llega a Fight Island por encima de McGregor, que ocupa el puesto n.º 4.

El estadounidense sigue siendo uno de los luchadores con más clase de este deporte, mientras que el irlandés conserva la bravuconería que le ayudó a convertirse en una estrella.

Las apuestas de la pelea también son muy similares a las de la primera vez. El futuro de Nurmagomedov está en el aire, así que el ganador de esta pelea se situará, una vez más, en la lucha por el título.

Todo apunta a que la pelea se convertirá en un auténtico clásico.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes